Ingredientes Elaboración Ver receta principal

Pastel de queso sin horno

En esta ocasión te indicaremos el momento perfecto para agregarle un toque de mermelada a la tarta, para que así logres la combinación perfecta entre el sabor salado del queso con lo dulce de la mermelada.

Receta de Pastel de queso sin horno

Pastel de queso sin horno

Ingredientes para Pastel de queso sin horno

  • 1/3 de taza de mantequilla derretida
  • 150 g de galletas tipo maría (24 galletas aproximadamente)
  • 1 ½ taza de leche
  • 1 taza de crema de leche
  • 450 g de queso crema
  • 20 g de gelatina en polvo, más 120 ml de agua para su previa hidratación
  • 200 g de azúcar
  • 200 g de mermelada (del sabor de tu preferencia)

Cómo hacer Pastel de queso sin horno

  1. En primer lugar, ten a la mano un molde de al menos 20 cm de diámetro. Cubre su interior con un papel de horno en el borde interno para facilitar el desmolde y reserva.
  2. En una batidora coloca todas las galletas y comienza a triturarlas a velocidad media. Coge un bol y coloca las galletas trituradas junto con la mantequilla derretida para que mezcles bien y formes una especie de masa consistente.
  3. Esta masa será la base de tu tarta, por lo que vas a esparcirla por todo el fondo del molde usando una cuchara o espátula para que quede bien delgada (o al espesor de tu gusto). Llévala al congelador unas horas para que compacte.
  4. En otro bol agrega la crema de leche junto con la azúcar y bate disminuyendo la velocidad hasta que observes que ha montado lo suficiente o se ha espesado. Nuevamente reserva.
  5. En una ollita caliente a fuego medio añade el queso crema con la mitad de la leche. Revuelve para hacer integrar, retira del fuego y guarda a un lado.
  6. En un bol vas a colocar 15 g de la gelatina previamente hidratada más la leche sobrante en caliente. Ve mezclando y añade la mezcla con el queso crema anterior. Ahora deja que enfrié por al menos 15 min a temperatura ambiente, luego añade la nata y termina de mezclar.
  7. Vierte toda la mezcla en el molde y llévala de nuevo a la nevera, esta vez toda una noche.
  8. Finalmente, para la cobertura vas a calentar un poco en el microondas el resto de la gelatina hidratada para hacerla mezclar con la mermelada. Si está muy caliente deja que enfríe y luego viértela sobre la tarta ya fría. Introdúcela una vez más en la nevera otras dos horas y ya estará lista para desmoldar y comer.
¿Te ha sido útil esta receta?
¡Gracias por tu ayuda!
¿Cómo podemos mejorarla?

Ver más recetas de Pastel de queso